Trono del Cristo

Breve Descripción

El Santísimo Cristo de la Sangre realiza su salida procesional durante la tarde del Miércoles Santo en su Trono procesional.

El Trono es obra del artista malagueño Rafael Ruiz Liébana, que lo realiza entre los años 1995 y 1996.

Rafael Ruiz Liébana diseña y realiza este nuevo Trono del Santísimo Cristo de la Sangre inspirándose en detalles de los dos Tronos anteriores que tuvo nuestra Archicofradía. La forma y el diseño del cajillo se inspiran en el Trono que ejecutara, en 1925, el tallista granadino Luis de Vicente, mientras que los hachones o blandones rememoran al que realizara Francisco Palma Burgos en 1944.

De estilo barroco, el Trono retoma en su madera tallada, dorada y policromada, los valores que tanta influencia tuvieron en décadas pasadas, cuando la estética andaluza imperante en Málaga procedía de la escuela granadina.

El Trono parte de un moldurón, tallado con motivos vegetales, de donde parte un cajillo de forma rectangular, donde predominan la rectitud y la talla como elementos más sobresalientes de la obra, destacando la exuberante y frondosa decoración del mismo.

La división estructural se localiza en las cartelas centrales, escoltadas por paneles con escenas en relieve, estando incorporados al propio cajillo, guardando la verticalidad del conjunto sin concesiones a otro tipo de volumetrías. Esta horizontalidad se rompe tenuemente con las cuatro voluminosas esquinas, de donde arrancan cuatro artísticos hachones que iluminan el Trono. Se culmina el cajillo con una nueva moldura tallada, con sucesiones de flores, mientras que una crestería da continuidad a las esquinas, otorgándole forma triangular y actuando de soporte de los blandones, aportando a cada lado de éstos un punto de luz mediante tulipas.

Programa iconográfico

El programa iconográfico se resuelve, principalmente, con alusiones a las vinculaciones corporativas de la Archicofradía, así como a su sede canónica.

El Trono presenta cuatro cartelas principales, que centran cada lateral del cajillo:

· En el frontal del Trono sobresale la heráldica primitiva de la Archicofradía entre la decoración de motivos vegetales.
· En la trasera se representa un busto de San Felipe Neri, titular de nuestra parroquia
· En los laterales del Trono, se han representado los escudos del Ayuntamiento y la Diputación de Burgos, instituciones muy vinculadas a nuestra Archicofradía.

En los relieves que escoltan las cartelas se representan escenas de la Pasión de Cristo, tomando iconografías malacitanas, captadas todas en momentos en los que procesionan por lugares típicos de nuestra ciudad, representándose las siguientes imágenes:

· El Nazareno de Salutación, hermandad con la que compartimos sede.
· El Cristo de Exaltación, Jesús de la Puente del Cedrón, Jesús Nazareno “El Rico” y el Cristo de la Expiración, todas ellas corporaciones que realizan su estación de penitencia también en la tarde del Miércoles Santo.
· Jesús de la Columna y Nuestro Padre Jesús Orando en el Huerto, corporaciones hermanadas con nuestra Archicofradía.
· El Cristo Resucitado, en representación de la Agrupación de Cofradías de la Semana Santa de Málaga.

Finalmente, se completa el programa iconográfico con la colocación de ocho querubines situados junto a las tulipas de las esquinas del Trono.

Técnicas y materiales

Todo el conjunto del trono procesional, está tallado en madera de cedro, dorado en oro de 23 ¾ quilates y policromado en sus figuras y relieves.

Medidas

El cajillo del Trono, con un peso aproximado de 3.400 kg., presenta las siguientes medidas:
· 440 cm de largo
· 305 cm de ancho
· 110 cm de alto

Arco de campana

El arco de campana del Trono es una de las señas de identidad de la Semana Santa malacitana, frente a las diferentes formas de controlar el movimiento de los tronos en otros lugares de la geografía nacional, llegando en los últimos años ha tomar gran relevancia en cuanto a diseño y forma.

Descripción

Ubicado entre los dos varales centrales, de estilo barroco como el Trono y con estructura oval, se encuentra el arco de campana, tallado en una sucesión de volutas y hojarascas de formas simétricas que parecen abrazar la campana, situada en su interior. Su autor, Rafael Ruiz Liébana, al realizar el arco de campana para el Trono del Santísimo Cristo de la Sangre en 1997, lo denominó Medallón de Campana, por la forma tan personal que le confiere al realizarlo.

En la parte superior, se encuentra tallada la heráldica de la Archicofradía, escoltada por dos artísticos querubines, mientras que, en la parte inferior, todo el organigrama ornamental desemboca, como elemento principal, en una concha peregrina.

En el centro se encuentra la campana propiamente dicha, realizada en bronce, en cuyo reborde se puede leer la leyenda Cristo de la Sangre.

Técnicas y materiales para su ejecución

Tallado en madera de cedro real, sobredorado en oro fino de 23 ¾ quilates y policromado en las figuras.

Medidas

El arco de campana presenta una atura de 121 cm. por 59 cm. de ancho en su perímetro exterior y 30 cm. por 37 cm. en su perímetro interior.

Toques de campana

La campana de los Tronos es algo netamente malagueño, aunque se debe reconocer que la utilización de dicho elemento es relativamente reciente, empleándose desde mediados del siglo XIX, cuando ya no bastaba con la voz de los mayordomos para iniciar o detener la marcha de los Tronos, debido a las dimensiones que comenzaron a adquirir estos.

Es por ello que surge el arco de campana, situado siempre entre los varales centrales del Trono y que sustenta la campana sin badajo, ya que es el mayordomo del Trono quien da los golpes con su martillo para avisar a los hombres de trono las maniobras a ejecutar.

Cada toque de campana tiene un significado concreto. Lo general es realizar varios golpes leves y rápidos para “llamar” a los hombres de trono, seguidos de dos golpes secos para acercar el hombro al varal y un tercero para levantar el Trono. Entonces se comienza a caminar, comenzando la marcha con el pie izquierdo. Suele darse un toque de atención, mientras se camina, para recuperar el paso o para que el movimiento de mecida sea más largo o corto.

Finalmente, en lo referente al toque para levantar el Trono a pulso, este consiste en dar tres toques secos seguido de uno más para, de esta forma, elevar el Trono.