Privilegios

La importancia que alcanza esta Archicofradía en el siglo XVII se hace patente en los numerosos privilegios y concesiones que obtiene de los Pontífices, agregando a la corporación a otras cofradías o concediéndoles prerrogativas que favorecían a nuestra Archicofradía. Tal fue la importancia que adquiero nuestra Hermandad, que el Obispo de Málaga, don Juan Alonso Moscoso, en la clasificación de cofradías que realiza en 1606, coloca a nuestra Archicofradía de la Sangre en segundo lugar junto a la Vera-Cruz.

Expondremos ahora una relación de aquellos privilegios que nos fueron concedidos por varios Pontífices a lo largo de la historia:

· Urbano VIII concedió, en 1626, la agregación a la Cofradía del Santísimo Crucifijo y Preciosísima Sangre, radicada en San Marcelo de Urbe de Roma, gozando todos los hermanos de nuestra Archicofradía de las múltiples gracias e indulgencias, indultos y privilegios que tenía la cofradía romana.

· Agregación a la Cofradía de San Jorge de Roma y Sangre de San Juan de Letrán y al mismo tiempo se le dio el privilegio de que en varias leguas a la redonda no se autorizara fundación, cuyos estatutos fueran iguales a los suyos.

· En 1633 un Breve Pontificio invistió al guión de la Sangre del privilegio de presidir todas las hermandades que estaban establecidas en la iglesia conventual de la Merced y que hicieran estación de penitencia en Semana Santa. Aquella Hermandad que se resistiera o no cumplimentara esta disposición, sería multada. La concesión fue renovada por la Cofradía, consiguiendo sanción de la Reina doña Isabel II, por Real Orden de 8 de junio de 1861.

· Clemente X concedió mediante Bula, en 1672 y 1673, indulgencias a los Hermanos de la Venerable Hermandad de Nuestro Señor Jesucristo bajo el título de la Sangre, sita en la Iglesia de Nuestra Señora de la Merced de Málaga.

· Clemente X, mediante Breve Pontificio fechado el 23 de septiembre de 1677, concedió indulgencias “a quien habiendo confesado y comulgado visitare la capilla de Ntro. Padre Jesús de la Sangre en la iglesia de Ntra. Sra. de la Merced, al mismo tiempo le son concedidos 6 Jubileos de sol a sol, distribuidos en días feriados o no feriados de la siguiente forma: Primer domingo de agosto, día de Ntra. Sra. de las Mercedes, día de la Inmaculada Concepción, Circuncisión del Señor y Jueves Santo, dejando los dos restantes a voluntad de la Archicofradía”.

· El Obispo de Málaga, Fray Alonso de Santo Tomás, concede licencia para ejercer las Bulas e Indulgencias a la Hermandad de la Sangre, el 4 de julio de 1678.

Finalmente, debemos destacar que, en el siglo XVII, nuestra Archicofradía de la Sangre tuvo hermandades agregadas y establecidas dentro del Convento de Nuestra Señora de la Merced, que se beneficiaban de las numerosas gracias y privilegios que, por su tradición y arraigo, gozaba nuestra Hermandad de la Sangre.