Arco de campana

El Arco de Campana de Trono, es una de las señas de identidad de la Semana Santa malagueña, frente a las diferentes formas de controlar el movimiento de los tronos en otros lugares de la geografía nacional. Desde hace varios años las formas de dichos arcos han tomado gran relevancia en cuanto a su diseño y forma. D. Rafael Ruiz Liébana al realizar el arco de campana, para el nuevo trono del Santísimo Cristo de la Sangre, lo denominó “Medallón de Campana” adjetivo que utilizaremos en este documento

Obra

Medallón de Campana del Trono del Santísimo Cristo de la Sangre. “Archicofradía de la Sangre”

Diseño y autor

Realizado en Málaga, por el imaginero y tallista D. Rafael Ruiz Liébana, en el año 1977.

Materiales empleados

Tallado en madera, sobredorado y policromado en las figuras.

Técnicas para su ejecución

Cedro real, oro fino de 23 3/4 quilates, policromado.

Medidas

Atura: 121 cm. X 59 cm. de ancho en su perímetro exterior y 30 x 37 en su perímetro exterior.

Descripción

De forma oval y de marcado y claro estilo barroco, lo primero que nos llama la atención es esa misma fisonomía, ya que está resuelta en una elaboración y sucesión de volutas y hojarascas de formas simétricas que parecen abrazar la campana, que se encuentra como si levitara en su interior.

La campana está realizada en bronce. En el reborde de la misma se puede leer la leyenda “Cristo de la Sangre”.

En la parte superior se nos presenta la heráldica o escudo de la Archicofradía, superponiendo dos artísticos querubines implorantes, igualmente simétricos, revolotean extendiendo sus manos adoptando posiciones acrobáticas, como auténticos mensajeros celestiales, transmitiendo la energía, la luz y el poder de Dios. Están tan conseguidos, en sus formas y tratamiento anatómico, que se pueden ver hasta los más mínimos detalles.

En la parte inferior todo organigrama ornamental desemboca, como elemento principal, en una concha o peregrina.

Todo este conjunto de filigranas sigue el mismo hilo conductor de la obra consiguiendo de esa forma una gran conjunción y verdadera obra de arte para nuestra Semana Santa.

Simbología

Aún siendo cierto que la campana de trono es algo netamente malagueño, se debe reconocer que la utilización de dicho elemento es relativamente reciente (mediados del siglo XIX). En sus orígenes bastaba para detenerse o avanzar la voz del mayordomo, con un simple “¡Alto!” o “¡Adelante!” con la ayuda del capataz de cola en la parte trasera del trono.

El medallón de campana se sitúa entre en los varales centrales del trono, y en él la campana, la cual no lleva badajo, siendo el mayordomo a golpe de martillo el que avisa de las diferentes maniobras a realizar.

Cada toque de campana tiene un significado concreto. Lo general es realizar varios golpes leves y rápidos para “llamar” a los hombres de trono, a continuación dos golpes secos para acercar el hombro al varal y un tercero para levantar el trono. Entonces se comienza a caminar, comenzando la marcha con el pie izquierdo; suele haber un toque de atención, mientras se marcha, el mismo sirve para recuperar el paso o para que el movimiento de mecida sea más largo o corto.

En lo referente al toque de levantar al trono a pulso, consiste en dar tres toques secos y a continuación uno más para de esta forma poder elevar el trono.